La(s) historia(s) del hombre multimedia, un artefacto rizomático y tropical de Carlos Piegari

KF 001

 

“Un libro es una multiplicidad” afirmaron Gilles Deleuze y Félix Guattari en un libro que desnudaba las formas políticas del pensamiento. No hay que preguntarse que significa sino con que multiplicidades interactúa y se transforma un libro, agregaron. Romper el carácter evolutivo del relato, el uno más uno igual dos para configurar rizomas de sentido y significado. Algo de todo esto veo (nunca mejor dicho) en Kitschfilm de Carlos Piegari (Editorial El Transbordador, Málaga, España, mayo de 2018).

Antes de seguir con el desarrollo de esta reseña quiero invocar a Jean-Luc Godard y su frase (al estilo de las que uno podía leer en algunos sobrecitos de azúcar o boletos del transporte urbano de pasajeros) sobre el orden del relato en sus películas. Citado más de una vez se dice que el autor cinematográfico parisino afirmaba que sus películas transitaban por los momentos del principio, nudo y desenlace; pero no en ese orden, aclaraba.

Rizomática – como la selva tropical en donde transcurre parte de la novela – la escritura, el texto (el autor o los autores que conviven en Carlos), articula historias, situaciones, voces que se entremezclan con humor, desencanto e ironía. Un personaje que se difumina en textos traducidos, testimonios en primera persona de familiares y conocidos, en búsquedas documentales que se internan tras las huellas perdidas en registros institucionales.

Adolf Neunteufel es el nombre que aglutina y desparrama fragmentos de las historias en el Alto Paraná o en la París ocupada en tiempos de la segunda guerra. Opacidad, un lado oscuro que se intuye y que con un nudo en la garganta pareciera, contundente, develarse en un email cerca de las últimas páginas del libro. Subrayo, final del libro. No del agenciamiento maquínico que pone a andar Kischfilm y que sigue en el dossier visual, realizado por Sonia Abian y  Grzegorz Baczak y en los posteos que podemos encontrar en este blog.

La excusa que da inicio a la(s) aventura(s), es un libro (una multiplicidad, como ya rezamos al comienzo). Yasí-yateré. Acht Jahre Tierfang und Jagd im Urwald von Paraguay firmado por Adolf Neunteufel encontrado en una mesa de saldos en La isla de los libros en la ciudad de Kassel durante la Documenta 12. Allí donde artistas como León Ferrari, Harum Farocki y la propia Sonia Abian se preguntaban sobre la modernidad, la vida desnuda (los cuerpos torturados en campos de concentración y el éxtasis místico) y el dilema leninista del “¿qué hacer?” con cocineros de alta cocina. En fin, cosas del autodenominado “arte contemporáneo” (ponele). La cuestión es que el hallazgo dispara una serie de búsquedas que trasuntan biografías, genealogías de tipografías en un marco de cambiantes identidades que se configuran en un proceso de sangre y fuego. Nada queda fuera en los campos de batalla del sentido y sus efectos.

La búsqueda es colectiva tanto en la sincronía como en lo diacrónico. Los tres Florian (Brozek, Magnus y Antúnez) investigan, recogen relatos en temporalidades míticas bajo la sombra de un silencioso Spinoza. Carlos, Cordula, Erik, entre otros, escanean documentos, lenguajes que alimentan la máquina de contar historias en tiempos relativamente contemporáneos. Registros de entrada múltiple, a veces conectados por finos hilos de inefables y metafóricas sonoridades y, otras, contundentes narraciones de pulso emocional  (al modo del golpe en la mandíbula arltiano).

¿Quién es Adolf Neunteufel? Una multiplicidad, sin duda, como cada uno de nosotros. El hombre multimedia que vivió sus últimos días en un lanchón a orillas del Paraná, un cazador de exóticos seres vivientes en selvas calientes y peligrosas, un pintor naif que esconde bajo la alfombra en sus pinturas el dolor y la sangre de violentas aventuras, un contador de historias que aliviana la angustia de la espera a sus compañeros en los campos de batalla, un oscuro traductor en sótanos sombríos y lacerantes, un sobreviviente a su propia historia. Todo lo que sabemos, todo lo que intuimos y todo aquello que queda fuera de campo.

Artefacto textual, máquina tropical de relatos, historias y personajes, de eso trata, y a eso nos lleva, Carlos Piegari en Kitschfilm. En tiempos de comidas rápidas, series al uso, de textos pedagógicos y literatura amable, del entretenimiento ahogando cualquier asomo de arte que apenas  incomode lo dado, es de celebrar la aparición de este kitsch “film velado en blanca noche[1]”.

 

 

Café Azar,

a un día del solsticio de verano de 2018,

Posadas, Misiones, RA. –

[1] Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Jijiji (Carlos Solari – Skay Beillinson)

Acerca de cafeazar

Licenciado en Antropología Social recibido en la Universidad Nacional de Misiones. Pertenezco, por causas y azares, a la fauna radial. Animal de radio como conductor y oyente. Suelo transitar en imágenes y escrituras los enrevesados – y a veces contradictorios - caminos de la música, la literatura y el arte popular. No dejo de pensar – a la manera Neil Young - en que es mejor quemarse, que apagarse y que siempre hay más en la imagen de lo que se ve a simple vista. Estoy convencido que el arte es inefable, moviliza y transforma. Ver todas las entradas de cafeazar

One response to “La(s) historia(s) del hombre multimedia, un artefacto rizomático y tropical de Carlos Piegari

  • Kitschfilm a dos aguas

    […] La reseña escrita por el escritor argentino Osvaldo Mazal fue publicada por la revista Tusitala en Barcelona y por el periódico decano de la provincia de Misiones en Argentina, El Territorio. Agradecemos a Mazal, autor de la premiada novela Darwin poeta, la disección literaria del proyecto Kitschfilm. Una crítica en sintonía con la que realizara en diciembre de 2018 Café Azar en su blog El aura de los desangelados. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: